Las cláusulas suelo, una cuestión geográfica

Desde que en 2013 el Tribunal Supremo sentenciara que las cláusulas suelo que los bancos imponían en sus contratos hipotecarios eran ilegales, se han sucedido una gran cantidad de acontecimientos que han dibujado un mapa de España muy característico en lo que respecta a la protección del deudor. A continuación, te explicamos qué tiene de geográfica la cláusula suelo, y por qué el mapa de España ha quedado tan dividido.

Aplicación de la retroactividad a la sentencia del Tribunal Supremo

El elemento clave de esta situación es que muchos jueces, apoyándose en los antecedentes y la jurisprudencia sentada por el Tribunal Supremo, han empezado a sentenciar que las cláusulas suelo son abusivas. Sin embargo, la división surge porque algunos consideran que dicha sentencia tiene que tener carácter retroactivo, y otros no.

Así, en lugares como Madrid o Barcelona, el banco está obligado a devolver el dinero cobrado gracias a esa cláusula suelo, mientras que en Tarragona o Baleares, esto no sucede. En última instancia, esto depende de los jueces de cada lugar, aunque hay que señalar que, con tantos miles de millones de euros en juego, el Tribunal Supremo no se ha manifestado a favor de la retroactividad de las sentencias (de hecho, la doctrina del Tribunal Supremo aconseja que no se dé el carácter retroactivo).2600 Seguir leyendo

Las cláusulas suelo de las hipotecas

La cláusula de suelo es un tipo de interés mínimo que las entidades financieras aplican a muchas hipotecas con el fin de protegerse de posibles caídas en el Euribor – puesto que ha causado préstamos contratados antes de la crisis para aumentar, en algunos casos, de en cualquier parte entre 1.000 y 5.000 euros.

Durante la época del boom inmobiliario, muchos compradores no estaban al tanto de esta cláusula que fue incluida en su contrato cuando firmaron para una nueva hipoteca. La desagradable sorpresa para los titulares de hipotecas se produjo cuando el Euribor, el tipo de interés en el que el 90% de las hipotecas en España se basan, comenzó a disminuir en 2009 a menos del 2%, y estas reducciones no se reflejan en los pagos del préstamo.

La razón de esto es que su contrato de hipoteca estipuló un tipo de interés mínimo que estaban obligados a pagar a pesar de que el Euribor más el diferencial fue menor.

Estos límites impuestos por los bancos están entre 2.50% y 5.50%, pero por 27 meses el Euribor ha corrido debajo del nivel de 2,50%, y de hecho llegó a un mínimo histórico de marzo de 2010, de 1,215%. Esto significa que no se han beneficiado de muchas familias atadas “a la cláusula de suelo” de esta caída en la tasa de interés hipotecario. Seguir leyendo